Lifting de Papada

La acumulación de grasa debajo la mandíbula es lo que se conoce como papada o doble mentón, cuyas causas tienen una variada gama de razones como son el sobrepeso, la edad, la acumulación de grasa, la flacidez y la  genética.

La papada es antiestética, por lo que es motivo de frustración para las personas que la tienen. En la actualidad, la medicina estética ofrece una serie de técnicas y procedimientos destinados a eliminar la papada; entre ellos destaca la técnica del lifting de papada.

A continuación se muestran algunas de las características más importantes de éste procedimiento, recomendando siempre la evaluación previa y supervisión por parte del profesional médico especializado.

lifting papada

¿Qué es el lifting de papada?

El procedimiento del lifting consiste en  realizar dos incisiones por detrás de la oreja y hacia la nuca, y otra incisión más pequeña bajo el mentón, para lograr el estiramiento de  la piel que luce colgando y así proceder a corregir los músculos. Las cicatrices quedan muy escondidas y casi imperceptibles. En una semana se están retirando los puntos de sutura.

Si se determina la presencia de tejido adiposo en la zona se realiza una liposucción al paciente para extraerlo, antes de comenzar con el lifting.

Con esta técnica se obtiene un rostro más estético, con menos papada y visiblemente más rejuvenecido. Además, se ofrece la posibilidad de eliminar grasa de una zona localizada donde normalmente es difícil reducirla sin recurrir a la cirugía. (más información)

Hospítalización, anestesia y duración

Para realizar el  lifting de papada no es necesario el ingreso hospitalario del paciente. Se realiza con anestesia local y sedación y tiene una duración aproximada de una a dos horas, según sea el caso.

Te puede Interesar:  Cremas para Eliminar la Papada

¿Qué beneficios trae?

El lifting de papada proporciona al paciente los beneficios siguientes:

  • Se elimina el tejido graso en el cuello.
  • Se definen la línea de la mandíbula y los ángulos de la barbilla.
  • Se logra un contorno facial más delineado.

¿Quiénes se lo pueden realizar?

Las personas que con mayor frecuencia se realizan un lifting de papada son:

  • Personas con grasa acumulada debajo de la mandíbula por problemas de sobrepeso y causas genéticas.
  • Pacientes con flacidez en la zona del cuello debido a cambios bruscos de peso.
  • Pacientes mayores de cuarenta y cinco años ó aquellos que padecen de envejecimiento prematuro.

Antes de la intervención.

Antes de la ejecución se recomienda considerar los siguientes aspectos:

  • Mediante evaluación médica, se debe determinar el tipo de procedimiento adecuado para el paciente.
  • Es necesario practicar estudios pre-anestésico y control radiográfico con el fin de descartar la inexistencia de patologías previas.

Cuidados después de la intervención

Los cuidados después de la cirugía que permitirán obtener una pronta recuperación son:

  • Utilizar una banda comprensiva elástica ó mentonera por 2 semanas. La primera semana de manera permanente y la segunda sólo por las noches
  • Ingerir solamente líquidos los primeros 3 días. Luego el paciente puede consumir alimentos sólidos blandos.
  • Las primeras semanas se debe dormir sin almohada o en posición semisentada.
  • Se debe evitar fumar durante el período post-operatorio, ya que esto ocasiona disminución en la firmeza de la piel y además es posible que afecte el proceso de la cicatrización.
  • No se deben levantar pesos ni realizar actividades que impliquen esfuerzos físicos considerables.
  • El médico prescribirá el uso de medicamentos antiinflamatorios a fin de disminuir e la inflamación del cuello y la cara.
  • El paciente debe contar con ayuda al momento de lavarse el cabello para impedir que estos productos entren en contacto y afecten las cicatrices y las suturas.
Te puede Interesar:  Cirugía Plástica y Estética para Eliminar la Papada Flácida

Entre los efectos más comunes que suelen aparecer después de un lifting de papada están:

  • Hematomas y moretones en la zona intervenida
  • Inflamación de la cara y el cuello.
  • Algo de sangrado de las cicatrices y suturas.

En caso de que aparezcan uno o varios de ellos se debe acudir al médico tratante, a fin de que prescriba el tratamiento con los medicamentos adecuados para contrarrestarlos.

Proceso de recuperación

Usualmente los efectos y los síntomas post operatorios desaparecen por completo en un lapso promedio de dos semanas.

De todos modos por seguridad y confort del paciente, es aconsejable que se mantenga un período de 20 días en reposo para poder luego regresar a las actividades cotidianas.

Deja un comentario